09 enero 2009

Primavera en Finlandia

Hoy ha caído una buena nevada en Madrid. Buena para lo que se estila por aquí; en un país nórdico, esto sería un día normalito de invierno, tal vez incluso de entretiempo. Sin embargo, en España esto monta el caos.

Además, ha tenido el agravante de ser una nevada inesperada. Los meteorólogos pensaban que caería más al este, así que no estábamos preparados. Yo el primero: he salido de casa abrigado, sí, pero con un calzado muy poco apropiado. Es que esta mañana, cuando he salido de casa, aún no había empezado a nevar. Pero luego no ha parado. Así que a la vuelta iba patinando por la calle. He estado a punto de estamparme un par de veces.

Conque ahora voy a ponerme las botas y a pasear un poco, que está todo precioso. Seguramente me iré al parque y haré alguna foto. Si junto a este texto hay fotos de un parque nevado, es que lo he hecho.

ACTUALIZACIÓN: Como veis, sí que he estado en el parque. Había un montón de gente haciendo fotos, niños jugando con la nieve, y todo estaba precioso. Ahora son las ocho menos cuarto y ha parado de nevar hace un momento, conque ha caído una buena. Pena que no esté así una semana seguida.

Aunque habrá quien sólo le vea los problemas, y qué vergüenza que no hayan sido capaces de prever esto, y la culpa la tienen todos menos yo, y es tercermundista que me quede tirado en una carretera sólo porque soy incapaz de llevar cadenas cuando hay un temporal por toda España. Bah, que los zurzan.

3 comentarios:

Fantine dijo...

Ten cuidado y no me cojas frio!!!! Que ya vas teniendo una edad :P

Athair dijo...

Lo de que se tire una semana así tiene su parte buena y su parte mala. Y te lo digo por experiencia:
La buena, que está todo realmente bonito. La mala, es en dos partes. Una, que aumenta exponencialmente el riesgo de esnafrarte en alguna acera, sin importar el calzado que lleves. Dos, que se te hielan los perendengues ;)

persefone dijo...

Que me lo digan a mí. Que no ha pasado ninguna máquina a quitar la nieve en la puerta del instituto y alumnos y profes vamos con mucho cuidado para no matarnos.
Y a ver qué pasa con la que se supone que va a caer mañana.