01 enero 2008

Año Nuevo

Este año ha empezado con lo que ya se ha convertido en tradición: cena y fiesta en mi casa con amigos. En la primera cena estuvimos seis, que luego pasaron a ocho y, este año, nueve. Me temo que ya no podemos ampliar mucho esa lista, porque ya cabemos muy justitos. En cualquier caso, cenamos muy bien, como siempre, y sobró comida casi para otros tantos, también como siempre. En eso sale ganando el dueño de la casa, que puede tirar de sobras durante una semana.

Y luego la fiesta. Esta vez parece que había prisa, a la una llegó ya el primer invitado. No fue de las más multitudinarias, ya que estuvimos unos veinte, o poco más. Alguna vez se han juntado aquí treinta personas. Pero lo pasamos igual de bien, claro. Algunos venían por primera vez; algunos habituales, a cambio, no estuvieron en esta ocasión. Espero veros pronto, de todos modos.

Y hoy es el día más muermo del año; el día de la resaca de Nochevieja. Bueno, no es una resaca muy salvaje. Además, la gente se fue pronto, creo que a las seis y media ya no quedaba nadie despierto en casa. Y esta vez tengo plan; Fantine y yo nos vamos al teatro con nuestros groupies. A Raquel no le gusta mucho el teatro, pero es un espectáculo un tanto especial. Vamos a ver Pagagnini, que no es una obra de teatro al uso. Os dejo un vídeo para que veáis de qué va.



¡Y feliz 2008 a todos!

2 comentarios:

Fantine dijo...

Lástima que en Youtube no podamos disfrutar de la colaboración que con el espectáculo ha tenido el Prepucio de Rembrandt ;)

Siringa dijo...

Feliz Año!!!!!