20 noviembre 2007

Grandes damas

Una situación bastante habitual en el mundo de la música consiste en que una cantante, tal vez venida a menos, soborne a unos cuantos músicos de jazz y grabe un disco de estándares (principalmente baladas) con ellos. La cantante siente que ha hecho una obra de arte y la crítica especializada pasa a referirse a ella como "gran dama".

A menos que dé la casualidad de que al crítico de turno le guste el jazz. En ese caso, evitará referirse a ella de ninguna manera.

Pues no, para hacer jazz no basta con que el batería marque en tresillos. Y hacer jazz vocal es aún más chungo. Lo más normal es que aburras a las vacas. ¿Y cómo se hacen bien estas cosas? Pues no sé cómo explicarlo. A ver, voy a pedir un poquito de ayuda a Manhattan Transfer, a ver si ellos pueden hacerlo:



Gracias, chicos, eso es lo que quería decir. Si te sientes capaz de hacer lo que Janis Siegel durante el último minuto de esta canción, puedes dedicarte a cantar jazz. Si no, mira, mejor nos ahorras el espectáculo.

Ayer tuve la suerte de ver a estas bestias. Además, estuve con Raquel y Rapunzell, que vienen a ser las dos chicas que más quiero del mundo. Manhattan Transfer también han hecho mucho pop, pero lo suyo de verdad es el jazz. Y su especialidad es el vocalese, que consiste en escribir una letra para una composición originalmente instrumental y cantarla, haciendo con las voces partes que originalmente iban destinadas a instrumentos, generalmente de viento. Es lo que hacen en este Birdland, la canción del recientemente fallecido Joe Zawinul (originalmente para sus Weather Report) con la que precisamente ayer abrieron concierto.

El vocalese (que podríamos traducir al castellano como vocalés) no es un invento suyo, sino de Jon Hendricks. Que es quien les escribió la letra de Birdland y también la de muchas otras de sus adaptaciones, como una asombrosa del Tutu de Miles Davis que cantaron ayer.

Además de ellos cuatro, llevaban un cuarteto de acompañamiento impresionante, incluyendo a Yaron Gershovsky y Wayne Johnson, teclista y guitarrista respectivamente en el vídeo que he puesto más arriba. Wayne Johnson me pareció un guitarrista del copón. Aunque en un blues que intentó tocar con la slide demostró que no es Duane Allman, precisamente, el resto del tiempo tocó de fábula.

En fin, que lo pasé bomba y que me esperen la próxima vez, que voy.

El chaval que estaba detrás de mí pidió, sin éxito, que cantaran Four Brothers en los bises. Ya que no lo hicieron, aquí os la dejo en vídeo, para acabar bien esta entrada.

6 comentarios:

Juan Luis dijo...

Otra particularidad de los Manhattan Transfer es que sus directos suenan, si no mejor, al menos igual que sus discos. Algo muy de agradecer.

Pero yo creo que tu "Ça plane pour moi" no tiene nada que envidiarles :P

Rapunzell dijo...

Qué mala pata, te acaban de quitar el vídeo de Four Brothers.

Yo lo pasé en grande. Y mira que tienen mérito, porque con la gripe, el mundo se me vuuelve estropajoso :)
Los MT son de esa gente a la que llevo escuchando toda la vida, aunque sólo sea de vez en cuando, y que parece que siempre existieron y que nunca se van a morir. Menos mal.

Me tengo que apuntar a más conciertos contigo, que tienes muy buen gusto.

Gorpik dijo...

En este momento estoy viendo el vídeo. A lo mejor ha sido un problema temporal.

Capitan Napalm dijo...

Zawinul muerto??? Dios, ahora que estoy teniendo un momento Weather Report bestial!!!

Gorpik dijo...

Hombre, Weather Report se separaron hace 20 años, no esperarías verlos en directo. Pero sí, Zawinul murió hace un par de meses. Ya tenía 75 años, a esa edad la gente se va muriendo.

Fantine dijo...

Yo cuando vi en las noticias que los MT habían actuado en Madrid le dije a mi padre: ¿Aún siguen vivos? Y es que hay ciertos músicos que ya van teniendo edad de estar viviendo la prórroga.

Tú, por ejemplo, mañico de mis entretelas, que en tre la cirrosis y los cocoteros nos tienes muy preocupados :P