30 junio 2010

La huelga del metro

Los trabajadores del metro de Madrid están en huelga desde el lunes pasado. Seguremente os habréis enterado incluso quienes no vivís aquí porque desde ayer martes no se están cumpliendo los servicios mínimos, por lo que el metro está cerrado y los demás medios de transporte están colapsados, por lo que la huelga está saliendo en todos los medios de comunicación. Y, además de eso, aquí es el principal tema de conversación en la calle. Incluso por encima del Mundial de fútbol, que ya es decir.

He oído y leído opiniones muy variopintas sobre la huelga y creo que voy sacando mis propias conclusiones.

1. Los trabajadores no tienen razón al saltarse los servicios mínimos. Las leyes están para cumplirlas. Si no gustan, hay que hacer lo posible para cambiarlas, pero no pasárselas por el arco de triunfo cuando no nos convienen.

2. Los servicios mínimos son abusivos. Imponer el 50% del servicio significa, directamente, negar el derecho de huelga. En mi opinión, los servicios mínimos tienen sentido en casos específicos. Por ejemplo, en una huelga de sanidad, hay que seguir cuidando a los enfermos internados en hospitales y hay que seguir practicando las operaciones de urgencia. En algunas fábricas hay que mantener determinados procesos cuya reanudación en caso de parada es muy costosa. Pero en una huelga de un medio de transporte que no afecta a emergencias, que alguien salga en el telediario presumiendo de que ha habido "normalidad pese a la huelga", como es habitual, es una burla a un derecho constitucional.

3. La actual ley de huelga es ridícula. Que se permita a la patronal decidir unilateralmente cuáles van a ser los servicios mínimos es aberrante. Ya sé que no es así en general, pero en los servicios públicos sí.

4. La mayoría de la gente cree que sus derechos son más importante que los del resto. No digo que les importen más, lo que no deja de ser natural; digo que creen que objetivamente son más importantes. Es decir, lo usan como argumento creyendo que eso va a convencer a su interlocutor. Cortedad de miras, creo que se llama.

Observaréis que no he entrado en los motivos de la huelga. Para lo que he expuesto más arriba, los motivos son irrelevantes.

8 comentarios:

Txema dijo...

Bueno, alguien alguna vez tenía que saltarse los servicios mínimos para que se viera que una huelga de servicios mínimos no es huelga y que la ley ha de modificarse.

En una de las huelgas de buses de Murcia, llegaron a una solución original: se juntaban cuatro autobuses, uno detras de otro, y no veas la que liaban en las rotondas.

Earendil dijo...

Estoy de acuerdo con el análisis.
E, independientemente de los motivos, los currantes del Metro están dando una lección de cómo hay que protestar. En este mundo borreguil y esclavo de la patronal es cuando menos refrescante ver que aún hay colectivos capaces de trabajar en bloque para defenderse.

Anónimo dijo...

Opino como Earendil, y expero con espectación que pronto el colectivo militar "trabaje" en bloque para "defenderse" de la esclavitud patronal y dé una lección de cómo protestar con todas las "armas" que tengan a mano. Cualquier interés propio justifica que uno se salte la ley. Eso sí, refrescantemente.

Earendil dijo...

Anónimo, yo "expero" "espectante" que me justifiques una imposición donde tendría que haber una negociación. Los servicios mínimos de los sistemas no-básicos se pactan, no se imponen, y éstos se han impuesto. A ver si meamos menos fuera del tiesto y decimos menos tonterías.

Un saludo.

Hari Seldon dijo...

¡Click!

Era Yo Anteriormente dijo...

Justificación: cúmplase la ley. A quien no le guste la ley, que haga algo -dentro de la ley- para cambiarla. Aunque ya sabemos que hay gente a la que la ley le sirve... sólo cuando le sirve a ella.

¿Imposición, negociación?... Imposición es la palabra que describe la postura de los huelguistas respecto a los usuarios, tan trabajadores (¡la mayoría más!) como ellos.

Y ejemplo de mear fuera del tiesto es... decir que mea fuera del tiesto quien te contradice: yo orino dentro de la taza del váter, y no se me sale ni una gota porque me siento.

Textualmente: "a ver si decimos menos tonterías". Pues eso: primera persona del plural.

(Me parece que voy a visitar poco este blog, menudo carácter...)

Earendil dijo...

Estimad@ anónim@:

Ejemplo de cumplimiento de la ley por parte de la CAM:

"Según la Disposición Adicional 3 de la Ley 4/2010 de 29 de junio (BOCM 29-6-10), se aplicará a la empresa pública Metro de Madrid SA una reducción salarial. Sin embargo, el RDL del Estado número 8/2010 de 20 de mayo, de reducción del déficit público, no afecta en su contenido material a las sociedades mercantiles, con lo cual el contenido literal de este decreto ley no es aplicable a sociedades mercantiles públicas incluida Metro de Madrid, SA.

Esta disposición legal de la CAM modifica el contenido del convenio colectivo de la compañía publicado en el BOCM el 11-9-09, y con vigencia hasta el 31 diciembre 2010. Indudablemente, la disposición de la CAM que modifica un convenio colectivo reduciendo el salario es un acto normativo de legislación laboral y la competencia exclusiva la tiene el Estado y nunca las comunidades autónomas (art. 149.1.7 de la CE)."

Fuente: http://www.cincodias.com/articulo/opinion/conflicto-Metro-Madrid/20100705cdscdiopi_3/cdsopi/

Imposición: según tu particular y propia definición de este término el derecho a la huelga es eliminable puesto que los usuarios de una servicio nunca deberían sentir los efectos de una huelga hecha por los trabajadores de ese servicio. No la compro.
Aguardo explicación de tu paréntesis acerca de la labor realizada por los trabajadores de Metro de Madrid. Promete.

Sobre micciones desubicadas y demás, yo acepto opiniones contrarias a la mía cuando son fundamentadas, y si son mejores que las propias las adpto. La tuya, en este caso concreto, ni me parece fundamentada ni es mejor. De hecho me parece que ni has hecho el esfuerzo de apoyarte en la taza del váter al comparar el metro con el ejército. Ergo tampoco la compro.

Mi resumen: IMHO y visto lo visto, la CAM ha hecho algo que está fuera de sus cometencias legales y los trabajadores del Metro de Madrid están defendiéndose también fuera de la legalidad. Responder a una ilegalidad con otra es ya responsabilidad de cada colectivo (y gracias a eso hay expedientes a determinados trabajadores), pero aquí no hay nadie 100% inocente. Y en el organigrama planteado por el poder gubernativo, la CAM en este caso, la respuesta por parte de los trabajadores me parece muy entendible dado que hay una agresión a su convenio, que es norma jurídica.

Fíjate qué fácil hubiese sido que en vez de tu comentario hubieses escrito algo como "No, no estoy de acuerdo: no es aceptable que un servicio tan importante para Madrid como el Metro sea objeto de una huelga ilegal". Y ya habría tema para debatir constructivamente, que es justo lo que no estamos haciendo.

Un saludo.

PD: Independientemente de lo que digamos los comentaristas, de forma más o menos acertada, este blog me parece un buen sitio. Entrar o no en él es cosa tuya.

PPD: Perdona la salida de tono Gorpik. Un abrazo.

Gorpik dijo...

@Earendil: No hay nada que perdonar. En los comentarios cada cual pone lo que le parece adecuado bajo su responsabilidad, tanto tú como nuestro anónimo (o anónima) comentarista.