11 noviembre 2008

Amor y egoísmo

Leyendo las entradas sobre honestidad y sinceridad en los blogs de Earendil y Rapunzell se me ha ocurrido una cosa: el amor a los hijos es la excusa más sobada de la historia de la Humanidad para justificar cualquier cosa.

No digo que no exista el amor a los hijos. Pero estoy harto de ver gente que justifica sus frustraciones, sus temores y su estupidez en que hacen las cosas por sus hijos. Una mierda, señores. Una mierda. Me da mucho asco la gente que se escuda en sus hijos, y ni lo puedo evitar, ni quiero.

14 comentarios:

Cranky dijo...

¡Ahí, ahí, opinando de un tema que dominas, como debe ser!

Gorpik dijo...

Sí, es una situación que he visto cientos de veces en toda mi vida, así que considero que tengo la experiencia suficiente.

Fantine dijo...

Yo nunca he tenido que sufrir ese tipo de actitudes en mis carnes. Mis padres siempre han sido del tipo "vamos a intentar razonar el porqué de las cosas,y tu opinión será tenida en cuenta tanto o mas que la nuestra".

Fuí yo la que decidí estudiar piano, mientras que mi hermano prefirió dedicarse al atletismo. Nunca me presionaron a la hora de escoger qué estudiar, y las únicas veces que hacían algo por mi bien (y considero que bien hecho) era cuando me castigaban por haber hecho algo mal. Entonces si que me decían que eso les dolía mas a ellos que a mi, pero que lo hacían por mi bien y ya lo valoraría cuando fuese mayor. Y en ese caso, con la perspectiva que me dan ahora los años, les doy la razón al 100 %. Y es que menuda pieza estaba yo hecha de adolescente!

Sin embargo, cuando veo lo mucho que putearon a jambri de crio "por su bien" y por darle lo que sus padres "hubiesen deseado a su edad pero no habían tenido la suerte de poder tener" me pongo mala. Y es que no hay nada peor que el padre que utiliza a sus hijos para superar sus frustraciones y traumas del pasado

Almuric dijo...

/agree
Sí que da mucho asco, y mucha pena esos críos. Porque con el paso del tiempo lo único que oyen de sus padres es "con lo que yo he hecho por tí" y otros chantajes diversos. Cuando los dejen tirados en el asilo, que les digan que "es por su bien" a ver si les mola. Así reviente esta gente que debió haber tenido perros en vez de hijos.

MakodFilu dijo...

Sé de al menos una persona al que el hijo le nació con una patente de corso bajo el brazo.

A partir de ahí, extorsionar, pisar a otros, estafar y engañar está permitido porque "Dios" se lo perdona al ser todo para dar de comer a su hijo.

Gorpik dijo...

En este asunto hay dos aspectos distintos: el que mencionan Fantine y Almuric, o el que menciona Makodfilu. Pretendía hacer referencia a los dos, aunque a mí sólo me afecta (por fortuna) el segundo. Pero también me dan mucha pena los niños que sufren el primero, y muchas ganas de hostiar a los padres responsables de ello.

Cassandra dijo...

Hombre, ni tú ni yo tenemos hijos, y nunca digas "de este agua no beberé", pero entiendo lo que quieres decir. Y creo que sí, que muchos padres/madres se escudan en los hijos para justificar sus actos.

Pero creo que todos caemos en justificarnos, si no con los hijos como escudo, con mil cosas más. Yo la primera.

Cassandra dijo...

Ah, y sí, a mí también me afecta cierta maternidad cercana... Lo del chantaje emocional es la leche.

Rapunzell dijo...

Lo de la experiencia en el tema es relativo. Un médico puede no saber conducir, y tener bastante clara de lo muy mala idea que es ir en un coche sin cinturón de seguridad.

Yo estoy de acuerdo con lo que dice Gorpik, aunque generalmente me lo tomo con más tranquilidad.

En esta ocasión, sin embargo, no puedo desarrollar todo lo que me viene a la cabeza porque os saltaría el antivirus.

Estafa Glock dijo...

Recuerda qué fecha es hoy.

Gorpik dijo...

Te iba a llamar para felicitarte, pero se me ha ido el santo al cielo. Lo haré ahora.

Estafa Flow dijo...

Jajajá, que no era yo (vamos, que yo no era él)...

Gorpik dijo...

Ya, me di cuenta cuando le llamé. Mira, tu comentario me sirvió para acordarme de felicitar a mi amigo.

Estafa de bares dijo...

Yo a mis hijos los quiero mucho... a todos...
hasta que abandonan mis
huevos.

(¿Se puede decir testículos en este lugar?)

Ya decían tus queridos compatriotas de Objetivo Birmaña: los amigos de mis amigos son mis amigos...

Y hablando de música: ¡Viva Diana!
(Navarro)

(Bueno, y la otra.)