23 junio 2008

Tormenta

En estos momentos tenemos sobre Madrid una tormenta que, en términos técnicos, podríamos calificar como "del carajo". Pocas cosas molan más que una buena tormenta cuando estás calentito en tu casa.

La pena es que llueve tanto que he tenido que cerrar las ventanas, porque se me metía mucha agua en casa. Así que no puedo oír bien los truenos. Pena.

2 comentarios:

Fantine dijo...

Algo que me encantaba hacer en casa de mis padres era sentarme delante del ventanal del salón a contemplar las tormentas sobre el campo que se extiende frente a la casa. La mayoría de las veces además lo hacía a oscuras, porque la instalación eléctrica de Gondomar es del jurásico, y normalmente la consecuencia de las tormentas era un apagón masivo :D

persefone dijo...

Por aquí acaba de pasar y me ha encantado. Todavía puedo escuchar algunos truenos que se alejan.
Me encantan las tormentas de verano.