29 marzo 2008

Coherencia

Ayer escuché una noticia en la radio. Al parecer, Ronaldinho estaba participando en una sesión de entrenamiento del Barça y unos aficionados se dirigieron a él más o menos en estos términos:

- ¡Pesetero!
- ¡Mais trabalhar y menos samba!
- ¡Que aquí no queremos vagos!

Un rato después, esos mismos aficionados le gritaban cosas como:

- ¡Eres el mejor!
- ¡No te vayas nunca!
- ¡Ronaldinho, Balón de Oro!

Hay que ver qué milagros obra el simple hecho de quitarse una camiseta sudada y regalársela a alguien.

4 comentarios:

Cranky dijo...

Buscar coherencia entre los furboleros es tan absurdo como buscar inteligencia... entre los furbleros.

Rapunzell dijo...

Viene a ser una versión descarnada de la incoherencia general, creo yo. Sólo que los furboleros se montan menos películas XD

Lo que yo me pregunto es qué pensaría el futbolista. ¿Estaría intentando congraciarse con la afición? ¿Calmar la tormenta? ¿Echarse unas risas recordando la reacción?

Fantine dijo...

Al furgolista con tal de que lesigan pagando a fin de mes ... yo creo que lo demás se la trae al pairo. Y más tneiendo en cuenta los ingresos desorbitados que tiene el Ronaldinho anualmente, con lo que cualquier hijo de vecino podríamos vivir el resto de nuestra vida de forma despreocupada

Javier dijo...

Cranky, eso es una pollada. Gente como Camus o Sábato eran entusiastas del fútbol.

Lo que pasa es que también son monárquicos gente como Vilallonga o los que saludan al paso de la infanta con "guapa".

Hay mucha gente al que le gustan las cosas por las razones equivocadas.

Y lo que hacía Ronaldinho, Rapun, es lo mismo que haces tu cuando le pones comida al gato. Es lo que tiene la gente primaria.